Algo nuevo bajo el sol

Algo nuevo bajo el sol

Despedir la primavera y darle la bienvenida a la nueva estación es algo con lo que siempre disfruto, supone un cambio profundo en mis ritmos naturales. Y aunque este año hay algo nuevo bajo el sol, lo esencial no cambia.

La ligereza, el equilibrio, la tranquilidad, la frescura la voy encontrando en todo lo que me rodea: la comida, la ropa, las actividades, el mar, las siestas cortas, las mañanas y esas noches al fresco. Todo parece alargarse y ralentizarse un poco, incluso el trabajo se enfoca de otra forma.

Este año, lo que más demanda un cambio después de las experiencias de los últimos meses es nuestra casa, tu casa.

La barrera entre el workplace y el homeplace se difumina. El hogar se vuelve cada vez más multifuncional. Poco a poco, se va a convertir en un espacio donde puedas crear ambientes íntimos, familiares, sociales y de trabajo. Todos ellos en equilibrio.

Te servirá tanto para estar jugando con tus hijos, tirarle la pelota a tu perro como para mantener una reunión de trabajo.

Equipar tu casa con todo lo necesario para desempeñar las nuevas funciones va a convertirse en una tarea imprescindible que te va a permitir pasar de un role a otro sin ningún problema.

Remodelar espacios, ordenar, reciclar, donar, reutilizar te permitirá quedarte únicamente con lo que te aporte comodidad, tranquilidad, seguridad, equilibrio. 

Utilizar paneles móviles, biombos o cortinas para separar ambientes es una muy buena opción. La multifuncionalidad que nos exigen los nuevos espacios no está reñida con la belleza.

Quedarse tumbada en el sofá dejando pasar el tiempo, pensando que todo esto pasará en unos meses no es una opción. No podemos estar entremedios todo el tiempo. Ponerse en marcha, hacer que tu entorno se ponga al servicio de las necesidades que ahora tienes tú y tu familia es el primer paso.

Sé que no es sencillo teletrabajar, sobre todo si eres mujer (rodeada de fugas por todas partes: niños, lavadoras, comida, compra, limpieza, poner orden, ayudar en la tarea de los niños) pero cuando empiezas a recolocar, delegar, pedir ayuda a…, simplificar, aceptar que la multitarea no es uno de los talentos propios de ser mujer, todo comienza a cambiar.

Te dejo algunas experiencias qué pueden ayudarte para hacer este cambio

  • Convertir un mueble o una mesa en un lugar de trabajo que sea apetecible, cómodo, tranquilo y con mucha luz natural.
  • Incorporar telas que dejen pasar esa luz que tanto revitaliza, que inviten a dar una cabezada, que nos refresquen en los días de calor, …
  • Crear rincones con plantas verdes, flores para que puedas reconectar con la naturaleza cuando necesites hacer un alto en tu camino.
  • Cuidar tus ventanas, balcones o terrazas. Estas se han convertido en nuestro cachito de calle durante este confinamiento, una válvula de escape. Da igual el tamaño, la mayoría son pequeñas, pero suficiente para disfrutar de esos rayos de sol, para imaginar mirando al cielo o respirar simplemente. Son lugares perfectos para tomarte un buen desayuno, una cena tranquila, escribir o hacer esos 5 minutos de meditación entre tarea y tarea. Yo la llamo la meditación de los 3 minutos. Cuando la acabo, me siento lista de nuevo
  • Aligerar la cocina que sea sencillo ponerte manos a la obra.
  • Y, por último, el dormitorio. La parte más importante de la casa para mí, la que nos acoge cada noche, nos ayuda a recargarnos, nos prepara para el siguiente día. Para mí es esencial el cuidado del ambiente de nuestro cuarto:  sencillez, claridad, serenidad, colores relajantes y cálidos que nos proporcionan el equilibrio que necesitamos durante las horas de sueño. Fuera quedan disparadores como pantallas, televisiones, …  que llevan nuestro foco a otros temas que no son prepararnos para el cierre del día y disfrutar del descanso.

Obsérvate, mira cuáles son tus necesidades. Siente qué experiencias, qué vínculos, recuerdos quieres crear en cada rincón de tu casa contigo y con las demás personas que te acompañan. Pregúntales, hazles partícipes de los cambios que se van a producir.

Conecta con ese espacio en el que pasa tantas horas al cabo del día, siéntela. Imagina, visualiza, diseña y ponte en marcha. Es muy revitalizante ocupar un espacio en el que te encuentres feliz, tranquila, segura y, sobre todo, para sentirse así, no olvides que tú no eres la única responsable, delega, déjales espacio y tiempo para actuar, pide ayuda si la necesitas. La multitarea no existe.

El entorno en el que te mueves habla de ti, refleja lo que hay dentro.

En lo primero no puedo ayudarte; en conocerte, SÍ

Feliz Verano

P.D.: No olvide #biencuidarte y seguir descubriendo #massobreti.

Inmaculada Martínez

Acompaño a mujeres que quieren saber más de ellas mismas y biencuidarse.

COMPARTE ESTE POST

Share on email
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on print
Share on linkedin

Sigueme en

Estoy aquí para ti Para acompañarte cuando miras al horizonte y sueñas con nuevas metas. Para asegurarte que los cambios en tu vida no son una amenaza, sino una oportunidad. Para ayudarte a que conectes con tu esencia y redescubras la vida que tienes por delante.

 

ipadInmaculada

¡Enhorabuena! Quiero que empieces con buen pie, y por eso tengo reservado un regalo para ti:

Un Cuaderno de Exploración

¿Quieres saber cómo funciona?