Solo siendo tú misma

Solo siendo tú misma

Cuando ocurre eso, da igual lo que los demás digan o hagan. Es como si no los vieras o escucharas.

Significa que tu mente, tu cuerpo, tu corazón, tu alma van en la misma dirección. Que cuentas con tus valores y talentos para ir tomando las decisiones que tienen que ver contigo.

Estar en el centro habla de conexión, habla de quererte, habla de respetarte, habla de equilibrio, pero también habla de marrones, de tristezas, agobios, miedos, de incertidumbre, de fuera de control, … porque también eres eso.

El desequilibrio es parte de tu vida, de tu aprendizaje.

Cada vez, conforme vas creciendo, vas aglutinando más herramientas que te llevan a recuperar ese centro más rápidamente.

Pregunta que me hacéis frecuentemente sobre este tema:

¿Qué hago para llegar a él?

Saber cada vez más sobre ti y biencuidarte

Desde dentro hacia fuera.

Esta es la clave para que los cambios se produzcan. Si lo haces por comparación o porque los demás te lo dictan, simplemente no funciona.

Tres preguntas que te ayudarán a saber si te encuentras en el centro de tu vida

¿Eres feliz?

Te comento, esto ocurre cuando cuerpo, mente, alma y emociones se comunican de la misma forma.

¿Conoces cuáles son los valores y talentos que te mueven por la vida?

Aquí, anota dos o tres valores. No más. Talentos, todos los que tengas. Y, ahora, dime si son parte esencial a la hora de tomar decisiones, del tipo que sean, importantes o triviales.

¿Estás dónde y con quién quieres estar?

Sé sincera, contesta desde tu corazón.

Ahora que has empezado a descubrir algo más sobre ti, vamos a bajar todo esto a tu día a día.

Estas son algunas experiencias que me han ayudado, y lo siguen haciendo, a estar cada vez más tiempo en mi centro:

Reconocer mi corazón, lo que me cuenta.

Mirar, escuchar y cuidar mi cuerpo.

Apagar mi mente.

Esto fue solo el inicio, pero hay más…

La alimentación cada vez está más próxima a lo que me sienta bien.

El yoga, mis caminatas conscientes por la mañana con Tom y Luna me revitalizan, me centran, me ayudan a soltar. Estoy sola ahí, frente a mí.

El sueño, imprescindible.

Saber qué y a quién quiero en mi vida

Vivir exactamente dónde y como quiero.

Aprender a no hacer nada.

Parar

El mar, su olor, su sonido, su frescura, su rebeldía.

Mi ropa cada vez más natural, habla de mí.

Mi trabajo, me llena y me reconforta, me empuja.

Todo esto te puede servir como ejemplo, pero lo mejor es que empieces a testear qué es lo que a ti te funciona, qué es lo que a ti te lleva a tu centro.

Y te aviso desde ya, van a aparecer emociones en ese camino como el miedo, la culpa, la vergüenza de ser quién tú quieres.

Sigue, lánzate a vivir. Este es el único momento con el que cuentas.

Disfruta del camino, no desesperes si los resultados no llegan de forma inmediata. Es lo normal.

Si tienes alguna duda, te espero en comentarios o en consulta.

Inmaculada Martínez

Acompaño a mujeres que quieren saber más de ellas mismas y biencuidarse.

COMPARTE ESTE POST

Share on email
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on print
Share on linkedin

Sigueme en

Estoy aquí para ti Para acompañarte cuando miras al horizonte y sueñas con nuevas metas. Para asegurarte que los cambios en tu vida no son una amenaza, sino una oportunidad. Para ayudarte a que conectes con tu esencia y redescubras la vida que tienes por delante.

 

ipadInmaculada

¡Enhorabuena! Quiero que empieces con buen pie, y por eso tengo reservado un regalo para ti:

Un Cuaderno de Exploración

¿Quieres saber cómo funciona?