¿Cuál es el mejor momento para cambiar? Este, sin duda

¿Cuál es el mejor momento para cambiar? Este, sin duda

Cualquier cambio en tu vida implica una toma de conciencia de quién eres y dónde te encuentras en este momento. Aceptar esa situación, primer paso para el cambio.

Conocer los valores que te mueven se convierte en una especie de guía para ir priorizando qué quieres, a quién quieres y, por el contrario, qué no quieres, a quién no quieres en tu vida.

Y no hablamos únicamente de decisiones importantes, no. Hablamos de cada decisión que tomamos en nuestro día a día, por pequeña que sea.

Por ejemplo, si para mí es importante la práctica de yoga y en mi vida diaria no dejo nunca un hueco en mi agenda para practicarlo, ya me estoy alejando de uno de mis pilares: el amor por mí. Lo mismo ocurre cuando no planifico lo que como durante la semana y llego cansada, sin tiempo y me como cualquier cosa. Adiós a mi autocuidado. Y así, con un montón de cosas.

¿Qué pasa entonces?

Pues que entramos en bucle y no tenemos en cuenta lo que realmente es importante para nosotras, sea lo que sea. Dejamos que el trabajo, la familia, la desgana, la TV, … tire de nosotras en la dirección contraria a la que queremos ir.

Así que desempolvar los valores, ESENCIAL.

A eso súmale las emociones que se van adueñando de nosotras cada vez que queremos incluir algo nuevo en nuestras vidas. Todo cambio lleva consigo un reto. Esto quiere decir que tenemos que dejar nuestro confortable sofá para salir a esa zona en la que no sabemos qué puede pasar. Lo asombroso es que precisamente es ahí donde empezamos a aprender.

El miedo a romper hábitos por no enfrentarnos a nosotras, a los que nos rodean, a decir que no, a marcar límites.

Culpa. Si no rompemos, nos defraudamos a nosotras. Si rompemos, no contentamos a los demás.

Vergüenza de decir cómo nos sentimos.

Y eso sin contar las creencias que aparecen cada vez que queremos ponernos en esa posición de avance, de cambio, de reto.

Las hay de todo tipo: eres demasiado mayor para…, yo no valgo para esto, tienes que cuidar de …, no tengo un cuerpo 10, no voy a encontrar un buen trabajo, … Puedes añadir la que prefieras.

¿Te suena de algo todo esto de lo que estamos hablando?

A mi sí. Cada día, cada semana, cada mes voy diseñando la vida que quiero llevar. Y este diseño es totalmente coherente con mi mapa de sueños. El último a cinco años vista. Ya voy por el segundo.

Mi cuerpo, mi mente, mis emociones, mi alma van alineadas. A veces, no es fácil. Hay circunstancias, personas, desánimos, …  que nos pegan empujones y nos sacan del camino que queremos llevar. Pero de eso se trata de ser conscientes de hacia donde vamos, y de cómo queremos hacer ese viaje.

Un achuchón fuerte 

P.D.: Pronto te informaré de la tercera edición de Descubriéndote.  Tendremos una reunión con todas las que estéis interesadas para poder explicar lo que aprenderéis a hacer.

Inmaculada Martínez

Acompaño a mujeres que quieren saber más de ellas mismas y biencuidarse.

COMPARTE ESTE POST

Share on email
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on print
Share on linkedin

Sigueme en

Estoy aquí para ti Para acompañarte cuando miras al horizonte y sueñas con nuevas metas. Para asegurarte que los cambios en tu vida no son una amenaza, sino una oportunidad. Para ayudarte a que conectes con tu esencia y redescubras la vida que tienes por delante.

 

ipadInmaculada

¡Enhorabuena! Quiero que empieces con buen pie, y por eso tengo reservado un regalo para ti:

Un Cuaderno de Exploración

¿Quieres saber cómo funciona?