Los sueños, mejor en movimiento

Los sueños, mejor en movimiento

¿Te atrae la idea de soñar a lo grande, de hacer cambios en tu vida, pero no sabes cómo puedes empezar? En este artículo te cuento algunas experiencias que te pueden servir para empezar.

Lo primero que empezamos trabajando en cualquiera de mis sesiones, sean del tipo que sean, es tu cuerpo. Todas venís a consulta para hacer un cambio substancial en vuestras vidas. Y ese es el primer escalón que subimos.

Observarlo, reconocerlo, desde fuera hacia dentro. Curiosear cómo es su postura, su mirada, su tono, su forma de andar, su sincronización. Todo esto nos permite acercarnos a tu sueño.

“El cuerpo dice lo que las palabras no expresan. El cuerpo no miente” Martha Graham

No es igual un cuerpo encogido, rígido, pesado, con movimientos bruscos o casi imperceptible, arrastrando los pies, una mirada esquiva, un tono de voz imperceptible que un cuerpo vital, con una postura poderosa, con presencia, con mirada a los ojos del otro, con unos movimientos que experimentan libertad, fuerza, determinación. Los cinco sentidos puestos en lo que somos y hacemos, hacia donde vamos.

¿En cuál de los dos casos piensas que el cuerpo puede ser un disparador de cambios en tu vida?

La experiencia me susurra al oído que el segundo.

Generar cambios en tu cuerpo, adquirir una postura poderosa, tener presencia, moverte conscientemente, colocarte en el centro de tu vida te da confianza, te hace sentir mejor, más eficaz, comunicativa, más optimista. Y no solo cambia cómo nos sentimos sino también lo que pensamos sobre nosotras mismas, nuestra autoimagen.

Y todo esto cuando se da forma sincronizada facilita la forma de comunicarnos con nosotras mismas y con los demás, nuestra capacidad para desempeñar nuestros diferentes roles y, en definitiva, para estar presentes en nuestra vida.

Un cuerpo con una postura de poder junto con unos movimientos suaves, simultáneos, espontáneos que nos dirigen hacia delante activan las ganas de hacer, de actuar, de estar atentas a las oportunidades para poder aprovecharlas.

Nos permiten cerrar los ojos y soñar a lo grande, llegar al borde del precipicio, sentir cómo nuestro estómago se encoge, se nos pone la piel de gallina y nos sentimos fuertes para saltar y volar hacia nuestro sueño.

Una letra, una música bien elegidas dan comienzo a un movimiento que te remueve, sacude y te hace tambalearte. Lo que sube, lo que sale es lo que necesitas expulsar de ti. En ese preciso instante empieza nuestra sesión.

Tómate un par de minutos para observar cómo es tu postura, cómo te mueves.

¿Qué palabras describirían tu postura, tus movimientos? ¿Es ese movimiento compatible con tus sueños? ¿Te impulsan o te frenan?

Te leo por aquí.

Si te ha gustado este artículo suscríbete a mi newsletter, donde te comparto experiencias y herramientas para que puedas biencuidarte y saber más sobre ti.

Un achuchón muy fuerte

Seguimos experienciando juntas.

Inmaculada Martínez

Acompaño a mujeres que quieren saber más de ellas mismas y biencuidarse.

COMPARTE ESTE POST

Share on email
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on print
Share on linkedin

Sigueme en

Estoy aquí para ti Para acompañarte cuando miras al horizonte y sueñas con nuevas metas. Para asegurarte que los cambios en tu vida no son una amenaza, sino una oportunidad. Para ayudarte a que conectes con tu esencia y redescubras la vida que tienes por delante.

 

ipadInmaculada

¡Enhorabuena! Quiero que empieces con buen pie, y por eso tengo reservado un regalo para ti:

Un Cuaderno de Exploración

¿Quieres saber cómo funciona?